25 de junio de 2012

:::::::Valeri Mas y los hechos de Mayo del 37:::::::

Como en el anterior caso, también la figura de Valeri Mas Casas forma parte de esos militantes que ocuparon cargos en la CNT y en la Generalitat en esos momentos críticos de la guerra civil y que, con la premisa de ganarla, determinaron de hecho la renuncia revolucionaria. Como Joan Fàbregas, Valeri Mas también nació en Sant Martí de Provençals, pero en el año 1894.
A los 14 años, ya en Granollers, se afilia al "Sindicat de Cilindradors de Teixits" y posteriormente a la CNT, si bien como contramaestre textil fue  promotor en el Vallés Oriental del combativo sindicato "El Radium". 
Con otros compañeros funda el Ateneo Libertario de Granollers en plena dictadura de Primo de Rivera. Durante la República fue varias veces detenido y se muestra especialmente activo como organizador de huelgas o sumándose al levantamiento anarquista de aquella ciudad y perseguido se instala en Barcelona. Pero es en la guerra civil cuando ocupa altos cargos de responsabilidad en la CNT, representándola en el Comité Central de Abastos. Desde Enero de 1937 participa en el Comité de Enlace de la CNT-FAI con socialistas y comunistas. En Noviembre de 1936 es nombrado secretario general del Comité Regional de Catalunya en oposición a los sectores más radicales.
Con vehemencia se muestra partidario de la participación del Sindicato anarquista en la Generalitat, incluso en la crisis de Mayo del 37, cuando bajo la excusa de devolver el control de las comunicaciones al gobierno se asalta la Telefónica, entonces feudo anarquista y se lleva a cabo un auténtico golpe de estado interno, a partir del cual la CNT perderá la hegemonía y respeto que había conquistado en la Revolución del 36.
Es fácil ahora juzgar la postura de Valeri Mas, pero a la vista de las graves consecuencias que se derivaron de su participación, 
parece claro que no estuvo acertado ni leal con las bases obreras ni con sus "aliados políticos" del POUM. El historiador Agustín Guillamón en su libro titulado "La Agrupación de los Amigos de Durruti" lo expresa así:
"La estúpida ceguera, la fidelidad inquebrantable a la unidad antifascista, el grado de colaboración con el gobierno republicano de los principales dirigentes anarcosindicalistas (desde Peiró hasta Federica Montseny, de "Abad de Santillán" a García Oliver, de "Marianet" a Valerio Mas) no eran un dato irrelevante, ni desconocido, para el gobierno de la Generalidad y los agentes soviéticos. Se podía contar con su exulta santidad, como demostraron colmadamente durante las Jornadas de Mayo."
El día 3 de Mayo a las 14,45 h., esperando que por ser la hora de la comida no encontrar tanta reisistencia, el comisario general de Orden Público Eusebi Rodríguez Salas, del PSUC, cumple la orden del conseller del Interior, Artemi Aiguader, de ERC, de asaltar con tres camiones llenos de Guardias de Asalto el edificio de Telefónica de Plaza Catalunya. Los trabajadores de la CNT del primer piso, sorprendidos, son desarmados, pero los de arriba, alarmados, oponen una feroz resistencia, utilizando una ametralladora desde la azotea.
La confrontación que se venía barruntando estalla entre los dos bandos: ERC, PSUC y UGT, junto a los cuerpos de seguridad republicanos, por un lado; y la CNT-FAI, Juventudes libertarias y POUM, por el otro.
De forma espontánea y sin seguir las directrices de la organización se levantan barricadas en los barrios obreros y principalmente en Las Ramblas, a la vez que se declara la huelga general.
En el Poblenou se vuelven a levantar las barricadas de la Carretera de Mataró (Pere IV), en Sants es asaltado el cuartel de los guardias de asalto, en el Poble-sec el comité de defensa derrota a la guardia nacional (antigua guardia civil). La CNT controla "la ciudad", pero los enfrentamientos armados, que causarán unos 500 muertos, seguirán. La Generalitat ha pedido ayuda al gobierno central y sus "ministros anarquistas", tomarán cartas en el asunto a su favor, con el envío de fuerzas de asalto el primero y con la llamada reiterada al abandono de las armas y la vuelta al trabajo los segundos.
 
La tarde del 3 de Mayo Valeri Mas, con algunos otros anarquistas, se presentó en el despacho de Tarradellas, para pedirle la inmediata retirada de las fuerzas de Asalto que intentaban ocupar la Telefónica. Tarradellas, y luego Artemi Aiguader, al que también visitaron, se hicieron los sorprendidos y pretextaron que ellos no habían dado la orden de ocupación de la Telefónica.
Esa misma noche  se reunieron, en la Casa CNT-FAI, el Comité Regional de la CNT y el Comité ejecutivo del POUM para tratar sobre la situación. Tras un análisis en profundidad  por parte de los poumistas; Valeri Mas, en nombre del CR de la CNT, agradeció a Nin, Andrade y Solano "la agradable velada", repitiendo varias veces que el debate y la discusión habían sido muy interesantes, y que habrían de repetir la experiencia. Pero sin decidir ninguna postura en común ni llegar a  acuerdo alguno. Los dirigentes anarquistas con Valeri Mas al frente creían  que era suficiente con "haber enseñado los dientes" a los estalinistas y republicanos, y que una vez demostrada la fuerza de la CNT no se atreverían a ir más allá. 
Ante la negativa de Companys a destituir a los que dieron la orden del asalto el día 4 se endurecieron los enfentamientos, a pesar de los llamamientos repetidos a la calma de los "ministros anarquistas". Pero las bases obreras y también la corriente ideológica más radical , la agrupación "Los amigos de Durruti", y el propio partido del POUM, a pesar de sus deseos, ya empezaban a ver la imposibilidad  de una  victoria, ya que la misma dirección cenetista no estaba por ello sino todo lo contrario, el plano político era muy confuso y la posible respuesta de las columnas anarquistas armadas supondría el hundimiento de los frentes.
 
Por la tarde desde el Palau de la Generalitat García Oliver lanza por radio su patético discurso conocido como "La leyenda del beso":
"¡Camaradas! Por la unidad antifascista, por la unidad proletaria, por los que cayeron en la lucha, no hagáis caso de provocaciones. No cultivéis en estos momentos el culto a los muertos. Que no sean los muertos, la pasión de los muertos, de nuestros hermanos caídos, lo que os impida en estos momentos cesar el fuego. No hagáis un culto a los muertos. […] Todos cuantos han muerto hoy son mis hermanos; me inclino ante ellos y los beso. Son víctimas de la lucha antifascista y los besos a todos por igual"
Termina el día 4 con la idea a pesar de las consignas de los panfletos de "La Agrupación Los Amigos de Durruti", de que sólo queda la posibilidad de una retirada ordenada y con honor. Aún así, también había dirigentes como Ricardo Sanz que luego opinaba que los restos de la columna Durruti en sus emplazamientos en la Avenida Icaria, del Poblenou, se podían haber desplegado por la ciudad y haber vencido.

El día 5 el Presidente Companys, para calmar la situación y ganar tiempo, disuelve el gobierno y propone la formación de uno nuevo con la CNT, la Esquerra, PSUC y Unió de Rabassaires. El representante de la CNT será Valeri Mas como Conseller d'Economia i Serveis Públics, entrando en ese doble juego envenenado que sería tan letal para los anarquistas y poumistas que se batían en la calle. El mismo día 5 no se puede constituir el nuevo gobierno, pues Antonio Sesé, miembro del PSUC fue asesinado cuando se dirigía a tomar posesión del cargo. Los comunistas acusarán a los anarquistas, aunque luego se comprobará que el trayecto escogido estaba cubierto por "fuego amigo".
En estos días no todos los muertos lo serán en los enfrentamientos sino que habrán claros asesinatos "políticos" como el de los anarquistas italianos Berneri y Barbieri, sacados de su casa por un grupo de comunistas armados, o el asesinato de Alfredo Martínez, dirigente de las Juventudes Libertarias cuando pretendía negociar con las Juventudes  del PSUC, o los doce militantes de Sant Andreu, asesinados y abandonados en el cementerio de Cerdanyola.

El combate continuó sin interrupciones hasta el 6 de mayo, cuando ambos bandos mantenían ya una actitud mayormente defensiva. El día 6 hubo un armisticio, pero la lucha no tardó en reanudarse, pues los guardias civiles hicieron intentos prematuros de desarmar a los trabajadores de la CNT. Al día siguiente muchos obreros comenzaron a abandonar las barricadas por propia iniciativa. Decepcionados rompían sus carnets del sindicato.
El día 7 las barricadas de los trabajadores empezaron a desmontarse, sólo permanecen las de la policía, las del PSUC y del Estat Català. Los trabajadores anarquistas y poumistas liberaron a sus presos pero no sucedió lo mismo en el otro bando. También llegan a Barcelona los guardias de asalto, enviados por el gobierno de Valencia, que desfilan de forma chulesca por el Paseo de Gracia. Companys cede el control del orden público y las Patrullas de Control, que serían disueltas el 6 de Junio, se ponen a las órdenes del delegado de Orden Público especial enviado por las autoridades de la República.
Ese día 7 se constituye el nuevo reducido gobierno de la Generalitat, aplazado por la muerte de Sesé y se consuma para muchos la traición a la revolución de Julio del 36. Los obreros van siendo desarmados y se inicia el hostigamiento a las juventudes libertarias y al Poum. El 17 de Mayo el gobierno central de Largo Caballero es sustituido por el de Negrín y el control del poder cae en manos de los comunistas. En Barcelona el cónsul soviético Antonov-Ovsieyenko actúa como correa de transmisión de Stalin dirigiendo la persecución contra el POUM. Curiosamente en Octubre sería él mismo, víctima de una purga, fusilado.
El 16 de Junio Nin fue detenido por la policía, junto con otros dirigentes del POUM. Intentando arrancarle una autoconfesión de que "trabajaba" para los nacionales fue salvajemente torturado y posteriormente asesinado.
Valeri Mas dimite de su cargo de secretario del Comité Regional de Catalunya de la CNT a causa de les violentas críticas de los militantes por la actuación de los cargos cenetistas, ocupando la consellería hasta el 29 de junio, en el que ya desaparecerán los anarquistas del gobierno. Acabada la guerra pasa a Francia donde en Perpignan será uno de los creadores del Movimiento Libertario Español (MLE), bajo cuyas siglas se agruparon las organizaciones CNT, FAI y FIJL, en el exilio. Es internado  en el campo de concentración de Vernet y deportado después al de Djelfa, en el norte de África. Con la liberación, pasa a Francia donde trabaja en una granja y reanuda su actividad organizativa al lado del sector ortodoxo de la CNT de Toulouse, que seguía lamentándose de "aquella traición comunista". Muere en 1973 en Lissac.

3 de junio de 2012

:Joan P. Fàbregas, la posible vida de un "posibilista":


Cuando el 20 de Julio de 1936 y los días que le siguieron, los anarquistas, fuertemente armados, dueños de la calle, los barrios y las fábricas, renunciaron, ante un futuro incierto a llevar a sus últimas consecuencias sus presupuestos revolucionarios, se abría un camino intermedio que con la "realista"  intención de ganar “primero la guerra”, significó también la pérdida irreparable de su protagonismo.
Se respetaba la Generalitat y se creaba  junto a los partidos burgueses el Comité Central de Milicias Antifascistas. Aún así, los primeros días, primeros meses, el poder real seguia perviviendo en la calle y los barrios, mientras  en las fábricas se había iniciado, antes de cualquier consigna, su apropiación colectiva; en bastantes casos obligada por la precipitada huída de sus dueños.
Cuando la Generalitat y su president Companys se rehízo en el poder a base de atraer a la CNT a participar en su gobierno, una paradoja en  el anarquismo, fue el momento de poner por escrito “los avances revolucionarios”. No era una “socialización” de la economía, un cambio revolucionario de su estructura, sino reconocer lo que  ya eran una realidad, la colectivización, era el momento de “hacer la ley”, de definirla y también de constreñirla, pero especulaciones aparte,  fue la salida “posibilista” escogida. 

Es aquí cuando nuestro personaje tiene un papel crucial, como conseller d’Economía y representando a la CNT. Su nombre era Joan Porqueras Fàbregas, aunque fue mucho más conocido como Joan P. Fábregas y nació en Sant Martí de Provençals en el año 1893.
Hoy su figura es practicamente desconocida  y los datos que se encuentran de él a veces son contradictorios, probablemente fomentado por sus enemigos políticos, aunque él mismo quizá colaboró a ello con su cambio de nombre. Hijo de un tabernero, estudió teneduría de libros (contabilidad). Durante la Semana Trágica de 1909 se sabe que fue herido y posteriormente se marchó a Argentina. De vuelta ayudó a su padre en la taberna pero después fue panadero y vendedor de automóbiles, e inició algún negocio particular para acabar trabajando en la Banca Marsans como asesor y consejero comercial a mediados de los años veinte. Y es aquí de donde parte la confusión sobre sus tendencias políticas en aquellos tiempos, y que alguna fuente, utilizada por Carlos Semprún-Maura*, lo hace militar en la conservadora "Lliga Regionalista". El trabajo de Fàbregas está claro que lo lleva a relacionarse con la  rancia burguesia catalana, de hecho son sus clientes, pero otra cosa es que  comulgase con esa derecha, y más cuando, recién proclamada la República, se presenta por las listas de Esquerra Repúblicana de Catalunya (ERC) y  se afilia al Sindicato de Profesiones Liberales de la CNT.
En Enero de 1932 funda el Instituto de Ciencias Económicas de Catalunya dentro del Ateneu Enciclopèdic Popular donde desarrolló su faceta de destacado conferenciante sobre economía política.
Cuando estalló la Guerra Civil en Julio del 36 representó al Sindicato de Profesiones Liberales en el "Consell de l'Escola Nova Unificada" (CENU), lo que pretendía ser la nueva escuela racionalista, única, laica, mixta y en lengua catalana. El 11 de Agosto entraba a formar parte del Consell de Economia de Catalunya donde defendió el criterio de la colectivización. Fàbregas  llegó en un momento en que la organización anarcosindicalista, como indicábamos al principio, había optado por la opción posibilista y precisaba de alguien con fundados conocimientos de  economía.
Una vez los plenos locales y comarcales de la CNT habían dado el visto bueno a la entrada en el gobierno de la Generalitat. Joan P. Fàbregas es designado el 26 de Septiembre, conseller d'Economia en el gobierno que el President Companys delega (!?) en Josep Tarradellas.
En este cargo, Fàbregas redacta y firma el decreto de "Col·lectivitzacions i Control Obrer", la disposición legal en materia de economía más importante promulgada durante la guerra civil. Defendida con tenacidad y con fuertes tensiones, se dice que llegó a sacarle una pistola a Tarradellas.
Sorprendentemente en aquellos momentos Fàbregas se muestra contrario a la entrada de la CNT en el gobierno central y , victima de las presiones internas, el 17 de Diciembre será sustituido por Sinesio García, más conocido por Diego Abad de Santillán. Lo que explica en su libro "Vuitanta dies en el govern de la Generalitat. El que vaig fer i el que no en varen deixar fer"**. Si seguimos las intervenciones de Fàbregas tanto en la Generalitat como en los Comités, tal como aparecen en el libro "La Revolución de los Comités" de Agustín Guillamón, nos damos cuenta de que a sabiendas de que partía de un gobierno interclasista y pretendidamente de "unidad antifascista", Fàbregas es el único que propone medidas realistas y a la vez respetuosas con los primeros logros sociales, con la finalidad manifiesta de estimular una economía maltrecha, y necesitada de un comercio exterior e interior donde circularan las materias primas sin especuladores y capas parasitarias. Si bien ya de hecho el decreto de "Col·lectivitzacions i Control Obrer" era un marco que legalizaba y a la vez limitaba las colectivizaciones, pues se había renunciado a la revolución con el fin de ganar la guerra, las limitaciones reales y contradicciones al espíritu del texto vinieron al poco cuando, libres de Fabregas y a base de disposiciones posteriores, Tarradellas y Comorera lo tergiversaron fatalmente.
Fàbregas volvió al Sindicato de la Enseñanza y Profesiones Liberales y al comité del CENU hasta Junio de 1937 en que se distancia definitivamente de la política y marcha primero a Francia, temeroso de la venganza estalinista, y al estallar la guerra, a Londres, donde acabó colaborando con la BBC, y ciudad en la que finalmente moriría en 1966.

* "Revolución y contrarrevolución en Cataluña (1936-1937)". Si bien Carlos Semprún-Maura parece basarse en los mismos infundios que sirvieron a los comunistas para apartar a Fabregas del gobierno en su momento. De hecho la misma personalidad y evolución de Carlos Semprun Maura desde posturas comunistas hasta las neoliberales de moda, tampoco le otorgan mucha autoridad en su criterio.
** Ochenta días en el gobierno de la Generalitat. Lo que hice y lo que no me dejaron hacer