14 de febrero de 2014

El anarquista JOVER y su piso de la calle Pujades del Poblenou



Gregorio Jover fue un anarquista a quien la lucha marcó la brújula de su vida, con frecuentes cambios de residencia, muchas veces para salvar la vida y muchas otras para estar en el centro mismo de esa lucha. Así fue en el corto tiempo en el que habitó en la calle Pujades  del Poblenou, cuando su casa se convirtió en el "cuartel general anarquista", en aquellas primeras y decisivas horas del golpe de Estado fascista de 1936. Como escribe Luis Romero en sus "Tres días de Julio" refiriendose a la noche del 18 al 19 de julio: "Una ametralladora Hotchkiss, dos fusiles ametralladores checos y numerosos rifles Winchester con munición abundante están preparados en una habitación de la calle Pujadas número 276, casi en la esquina con Espronceda, en el barrio de Pueblo Nuevo. Allí, en el piso donde vive Gregorio Jover, está reunido el comité de defensa anarquista." 

Gregorio Jover Cortés (1891-1964), conocido como "Gori" o "el Chino", nació en Teruel y ya de pequeño sus padres le enviaron a buscarse la vida a Valencia, donde aprendió el oficio de colchonero y de especialista en la fabricación de somiers, lo que sería su profesión. Sensible a los temas sociales se apuntó allí a la Juventudes Socialistas, pero de vuelta del servicio militar, a los 20 años, se quedó a vivir en Barcelona, donde se afilia a la CNT y adquiere prestigio como delegado en el Comité Regional, pero Jover no es un hombre de mitines sino de acción y forma el grupo específico denominado "Los Valencianos", aunque perseguido, tiene que volver durante un año a Valencia para luego retornar de nuevo a Barcelona, donde colabora con el extenso grupo de afinidad de "Los Solidarios", que le apodan "el Serio", en múltiples acciones de sabotajes y de apoyo a las luchas obreras. En esa época ya estaba casado con Nieves Castella y tenía dos hijos.
En 1923 con el golpe de estado de Primo de Rivera pasa a hacer de enlace entre el exilio y el interior, hasta que es detenido en una espectacular batida policial después de que hubo el asesinato del verdugo de Barcelona. Pero Jover consigue escapar de la comisaría saltando por la ventana y logra huir a Francia donde se instala en París, allí a pesar de disensiones internas  de la CNT forma parte del Comité Revolucionario que organizaría aquella temeraria invasión de Vera de Bidasoa en Noviembre del 24 junto con los catalanistas de Macià, cuando un millar de hombres armados quiso entrar por el norte de España y también poco después el intento de asalto del cuartel de Atarazanas. En 1925 y 1926, junto a Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti formó el grupo "Los Errantes" recorriendo América Latina con el fin de recaudar fondos para el sindicato, prensa y escuelas libertarias. Especialmente virulenta fueron las expropiaciones en Argentina, donde muere un policía en el tiroteo. Perseguidos de país en país son ayudados por compañeros anarquistas, pero también reciben fuertes críticas desde los sectores "pacifistas".
Ascaso, Durruti y Jover, en Francia cuando eran llamados "los tres mosqueteros"
Desde Abril de 1926 vive en Francia primero bajo el nombre de "Luis Victorio Rejetto" y participa junto a sus compañeros en un frustrado atentado,  secuestro según ellos, del rey Alfonso XIII, por el que es detenido. Es un momento en el que los tres tienen la suerte de que no se les aplica la extradición a la Argentina y que coincide con una campaña por su liberación, como  reflejo de la internacional llevada a cabo por Sacco i Vanzetti. Ascaso y Durruti pasan 6 meses en prisión y después pasan a Bélgica, él  sólo un mes y se traslada con su familia a Béziers trabajando de ebanista bajo una identidad falsa. Antes de la caída de Primo de Rivera vuelve a España y los primeros meses de la República preside la Casa del Pueblo de Santa Coloma de Gramanet, bajo el seudónimo de Pascual Gómez.
El año 1931 está marcado por la la intensa reorganización de la CNT y por la cada vez más importante dentro de ella, radicalidad revolucionaria. Angel Pestaña, histórico dirigente y secretario general abre el Congreso Extraordinario de Junio en Madrid, y es a su vuelta a Barcelona cuando firma junto a Peiró y otros, el "Manifiesto de los Treinta", en el que apuesta por un sindicalismo revolucionario lejos de la importante influencia de la FAI.

A consecuencia de las fuertes reacciones, Angel Pestaña dimitirá y los firmantes  del manifiesto y sindicatos afines, en los próximos dos años serán  apartados de la CNT o se separan de ella por voluntad propia, lo que aumenta la influencia de los que estaban por la insurrección como método para despertar a las masas. No cabe decir que Jover, junto a sus compañeros eran de los que estaban a favor de la acción más radical, bien como miembro del Comité Regional de Defensa de Catalunya, bien como miembro de la plataforma de lo que se denominaría el grupo "Nosotros", sucesor de "Los Solidarios", que aunque no estaba por aquellos años integrado en la FAI, gozaba de un gran prestigio.
Así Jover participó en lo que García Oliver llegó a denominar "gimnasia revolucionaria", golpes que acompañaban a la declaración de una "huelga revolucionaria" en los que se asaltaban los organismos oficiales del poder. Uno de estos ensayos fue el del 8 de Enero de 1933, que apenas tendría consecuencias en Barcelona, pero sí en Ripollet, Sallent, Lleida y otras partes de España, como Casas Viejas. Después de varios tiroteos con la Guardia Civil y ya de noche, Jover, Ortiz y García Oliver son detenidos mientras volvían en un taxi, los tres iban armados. Por aquel entonces Jover vivía aún en Santa Coloma de Gramanet. A los anarquistas detenidos de aquel día se les acusó de "complot terrorista", además a Jover y a Ortiz se les sumó el hecho de ser líderes de una larga huelga de ebanistas, en la que se habían producido sabotajes. Todos son apalizados salvajemente en Jefatura de Policía, que en aquellos tiempos era conocida entre los obreros como "El Molino Sangriento".
Pero el 24 de abril de 1934 los insurrectos anarquistas son favorecidos, por compensación, de una Amnistía que de hecho fue promulgada con el fin de dejar en libertad a todos los participes del golpe de estado monárquico de Sanjurjo. Pero la vida de los anarquistas estaba marcada por sus continuas entradas en la cárcel y así en Marzo de 1935  Jover es detenido de nuevo, en lo que fueron unos meses de redadas generalizadas entre los anarquistas, entonces aún era miembro del Ateneo Popular de Santa Coloma. Pero a estos hombres de acción la cárcel, lejos de acobardarles, les hacía más fuertes y sus ideas más claras en los debates internos, incluso les ayudaba a hacer proselitismo. 
A primeros de 1936 con la convocatoria nuevas elecciones y el triunfo del Frente Popular los anarquistas salen de las prisiones y es entonces cuando encontramos a Jover en el piso de la calle Pujades del Poblenou, que parece que compartía con Antonio Ortiz, de quien se había hecho buen amigo a pesar de la diferencia de edad.
En la historiografía se repite que el número de la calle Pujades donde vivía Jover era el 276. Seguramente el primero que cita el dato es Luis Romero en su historia novelada "Tres días de Julio", que habla sobre esos primeros días del golpe de Estado y para ello se documentó a fondo  hablando con muchos de los protagonistas de los hechos. Algunos de ellos seguro que le señalaron en persona cual era el piso de Jover, pero resulta que el número de entonces no era el mismo que  tenía cuando ocurrieron los sucesos del 18 y 19 de Julio, sino que debido a que la calle Pujades era interrumpida, a la altura de la iglesia de Sta. María, por la estrecha calle Rovira*, su numeración era otra, el 246.
Mapa de1935 en el que puede verse como la calle .Rovira interrumpía Pujades
Pujades 276, pero que en aquellos tiempos era el 246
Situación del piso, al lado del campo del Júpiter
El dato tendría una importancia muy relativa sino fuera porque es un dato más para poner en duda la veracidad del betseller anti-anarquista "Diario de un pistolero anarquista" de Miquel Mir**.  
El golpe de Estado fascista era hace tiempo esperado y más después de que el Frente Popular hubiera triunfado en las urnas, la noche y la madrugada del 18 de Julio había sido trepidante, con los grupos anarquistas y de la CNT buscando, pidiendo y robando armas, pues eran conscientes que los sindicalistas serían las primeras víctimas y que sólo ellos en última instancia podrían pararlo.
Como es conocido el barrio industrial del Poblenou (el Pueblo Nuevo de antes) es donde la organización CNT tiene más fuerza y presencia, buena parte de sus líderes vivían en la zona y la situación del piso de Gregorio Jover, al lado del Campo de fútbol del Júpiter, lo hacía un punto estratégico de primer orden. Dos camiones expropiados a una fábrica textil están aparcados frente a la valla del campo, a los que a partir de las cinco de la mañana del 19, cuando ya se tiene la noticia de que el ejercito ha salido de sus cuarteles,  se les unirían otros camiones, todos ellos cargados del armamento que disponían y de obreros dispuestos a una batalla a vida o muerte. Todos enfilarían hasta las Ramblas y Atarazanas donde se libró la lucha definitiva. El fascismo sería derrotado y  la participación obrera había sido definitiva en número y además después del asalto al arsenal del cuartel de San Andrés estaba suficientemente armada. La CNT era dueña de la situación, pero ante este nuevo reto, no supo que hacer y fue arrastrada por la fuerza de los hechos, decidió que antes de la revolución había que ganar la guerra, "aunque sin renunciar a ella". Así fueron los anarquistas los primeros en organizarse en milicias y salir a liberar las zonas ocupadas más próximas, que aquí eran la capitales aragonesas.
Jover había participado en primera linea en el asalto de Atarazanas y también fue de los primeros en partir. Como luchador con experiencia se le dio el mando de la "Columna Ascaso", la tercera columna anarcosindicalista que partió hacia el frente de Aragón, el 25 de Julio. Estaba algo mejor armada que las anteriores y se le añadieron grupos internacionales, como la Centuria Malatesta.


La "Columna Ascaso" luchó en el sector de Huesca, en la zona de Barbastro y Grañén, donde la lucha fue intensa y a pesar de algunas victorias no se consolidó con la toma de Huesca. Contribuyó a ello la descoordinación con la Columna  Carlos Marx del PSUC y la desmotivación anarquista con la militarización obligatoria. Se hizo evidente que en la guerra el entusiasmo por una causa justa  no lo es todo, sino que también los son las armas, la munición y la coordinación. 
Gregorio Jover junto a Emma Goldman
Los anarquistas eran más guerrilleros que soldados y el boicot que se les fue haciendo, desde que la CNT fue perdiendo aquel poder de los primeros días, les llevó simplemente a mantener el frente. También colaboró la creciente separación entre las cúpulas y las bases, y la contradicción en que cayeron muchos dirigentes anarquistas. Gregorio Jover, quizás influido por García Vivancos, fue partidario de la militarización, que en su columna encontró seria resistencia, y la que una vez vencida formaría parte de la 28 División, dirigida por él, llegando al rango de teniente coronel. Una vez finalizada la guerra con la derrota Jover pasaría a Francia recibiendo la ayuda de los Servicios de Evacuación pero ante la inseguridad, se acabará embarcando a Santo Domigo primero y finalmente a México, donde acepta los principios del Partido Obrero del Trabajo de García Oliver, otro intento de hacer un partido proletario, y las tesis de la ponencia colaboracionista. Ostenta varios cargos en la CNT del exilio y dirige la Solidaridad Obrera de México, pero ante el desánimo y las luchas internas, se acerca al PCE, al menos de momento, quizás porque veía en la unidad la única manera de mantener la lucha o quizás simplemente como decía García Oliver, con su habitual altanería, "eran muchos los compañeros que, como Jover, se dejaban catequizar por los comunistas. Nuestro fracaso en el exilio, nuestras divisiones actuaban de elemento disolvente."Gregorio Jover Cortés murió el 22 de Marzo de 1964.
--ooOoo--
* No confundir con el Passatge Rovira que aún existe un poco más arriba, con el que compartía el apellido de los antiguos propietarios  de la finca.
** Miquel Mir pone en boca de su pistolero"Me encargaron de convocar una reunión en mi taller. Tuve que avisar algunos compañeros anarquistas del grupo NOSOTROS como Juan García Oliver que vivía en la calle Espronceda número 72, Gregorio Jover en la calle Pujades número 276, Buenaventura Durruti que vivía en el Clot, Aurelio Fernández, Antonio Ortiz, José Pérez, Ricardo Sanz." El pistolero es incapaz de dar la dirección de su taller, sin embargo precisa la dirección de Jover, que nunca podía corresponder con la de alguien que la recuerda desde Londres, pues hasta entrados los años 50 no se cambió la numeración. Evidentemente aquí Mir incluye el dato para dar mayor verosimilitud al "diario", un dato que resulta ser falso.